17 oct. 2012

Reseña del Módulo 2 del mes del B O N D A G E


Finalmente llego el sábado y con él la ansiedad y deseo de seguir aprendiendo lo que en esta seria de talleres se nos proporcionaría, todos acudieron con el material requerido: cuerdas, tijeras y saber hacer en nudo boola boola.

Había cuerdas de todos largos y colores, pero eso sí, respetando las recomendaciones dadas en el taller anterior: de algodón o nylon y entre 6 a 9 mm. El ambiente fue acogedor y de confianza. Nuevamente Takumi nos compartió parte de sus conocimientos.

Antes de empezar cualquier sesión o practica BDSM, ¿Qué haces?... te preparas! Pues aquí, en el shibari, no es la excepción, todo debe estar preparado y teniendo los materiales a la mano para no perder tiempo en la búsqueda de estos. Las cuerdas deben estar colocadas a la mano y siempre tenerlas listas para su uso, bien guardadas y dobladas, evitar guardarlas hechas bola, con nudos o deshilachadas, recuerda que son tu instrumento y por ello debe ser bastante cuidado; no olvides colocar las tijeras de seguridad en un espacio de fácil acceso.

Primeramente se nos enseño como enrollar las cuerdas, todos o quizás la mayoría las almacena enrollándolas de la manera típica: utilizando una mano y el brazo, dando vueltas hasta que esta se termine y finalizamos con un nudito, pues aunque esta manera es fácil no es practica porque a la hora de desenrollarla se enreda, Takumi nos mostró una manera de enrollarla que quizás parezca mas complicada pero es útil para la hora en que hagamos uso de ella.

Después de aprender a realizar esto, con el apoyo de algunas voluntarias nos mostro como realizar el takatelote (TK), una vez observado y explicado todos comenzamos a realizarlo, algunos mostraron mayor habilidad y destreza que otros, pero siempre se conto con el apoyo de los participantes, se continuo con un matanawa o arnés de cadera con el mismo procedimiento y finalizamos esta parte con unas karadas Hishi y Kikkou.

Mientras cada uno de los integrantes realizaba sus creaciones, muchos de ellos se dieron cuenta que el shibari no es tan complejo como parece, ni es necesario saberse muchos nudos para poder generar o producir un amarre espectacular. Muchos de ellos se dejaron llevar y realizasen cosas realmente bellas y es eso lo que implica este tipo de prácticas: dejarse llevar por lo que uno está sintiendo y perder el miedo a la realización de creaciones.

Posteriormente vimos un tema bastante importante, seguridad !!! Se ha mencionado mucho sobre las tijeras de seguridad, para darles un uso en alguna emergencia como un temblor, un desmayo o desesperación, pero ¿Cómo cortar?; Takumi también nos mostro como se realiza esto.

Primeramente realizo un shibari con una mezcla de las técnicas que habíamos aprendido, una vez finalizado, nos enseño como cortar las cuerdas, teniendo en cuenta que debemos ver el no cortar la piel del sumis@; varios de los asistentes se acercaron a realizar también un corte para familiarizarse con este aspecto.

En este taller también se verían las posturas clásicas como el hogtied, ebi y agura; sin embargo el tiempo no nos alcanzo y tuvimos que terminar el taller de este día. Al finalizar el mismo, muchos de los asistentes se vean velices y motivamos al poder ir adquiriendo poco a poco las bases que seguro les servirán para sus futuras sesiones y la puesta en práctica de lo aprendido, sin embargo no se debe de dejar  a un lado la practica porque lo que no se usa o se hace se olvida, así que no dejen de practicar!!!

Por Stefy.

11 oct. 2012

Reseña del Primer Taller del mes del Bondage


Disciplina y puntualidad fueron las bases para poder acceder al primer taller del mes, la temática fue bondage y se dio el modulo I. Antes de las 5pm ya se encontraban varios asistentes en la espera del comienzo del mismo, la asistencia fue numerosa, grata y enriquecedora. En esta ocasión el taller lo llevo a cabo Takumi Shibari, un gran conocedor de este arte.

La B en el BDSM.  Bondage, este acrónimo fue el conjunto del esfuerzo de muchos activistas de ese tiempo (1991) que buscaban como nombrar a este estilo de vida que hoy disfrutamos; regularmente bondage se traduce como amarrar sin embargo esta denominación es errónea. Se acuño el bondage porque su significado es: esclavitud, cautiverio, restricciones…esto señala mas al estado de ser un esclavo y servir con el cautiverio a otra persona.

El bondage viene de Japón, como este país tiene pocos recursos metalúrgicos pero es alto productor de caña  y fibra utilizaban las cuerdas como recurso para apresar a sus cautivos; en el caso de las  clases Samurai existían 17 técnicas que se les enseñaban, una de estas es el Hojojutsu que era un conjunto de técnicas utilizadas para capturar a los adversarios, sus  fundamentos básicos eran: no permitir que el prisionero escapara, no causar daños físicos ni psicológicos y que el resultado fuera estético.

Existen algunos mitos sobre las técnicas que utilizaban, como que cuando mientras una persona ataba al prisionero, cuatro de ellos los cubrían para que no vieran este proceso; en el paso de una frontera a otra el prisionero era desatado por un clan y atado por el clan de otra frontera.

En ocasiones se utilizaban cuerdas blancas para crímenes poco graves mientras que las azules indicaban una gravedad alta, las moradas eran para personas de clase alta y las negras de clase baja. Todos estos eran códigos que manejaban las distintas escuelas.

El parte aguas que da paso de una técnica marcial a una parte estética y erótica es  Itoh Seiyu, quien es el padre del kinbaku, él lo utilizo para estimular zonas erógenas y gracias a la segunda guerra mundial, esta técnica llega al occidente.

El termino shibari comenzó a utilizarse con el uso de la tecnología (1980), pero se utilizo de manera incorrecta ya que esta palabra realmente significa marrar una caja, una bolsa… el termino adecuado es kinbaku (atar fuertemente).

El estilo japonés y el occidental tienen algunas variantes, entre algunos estilos de índole japonés tenemos el rope bondage (hacer bondage con cuerdas, neobari (está enfocado a lo contemporáneo con lo tradicional) y kibari (es un estilo fashion); mientras que el bondage se acuñe a realizar una restricción corporal con cualquier tipo de material…ropa, esposas, muñequeras.

Lo que diferencia a ambos estilos es que el shibari tiende más a mostrar el cuerpo, a jugar con él a lucirlo, a humillar; mientras que el bondage occidental lo que pretende es simplemente inmovilizar, tiende a ser muy minimalista, mientras que el shibari busca el arte, la introspección, la vergüenza y por lo regular las dorei tienen los ojos cerrados.

La seguridad en el bondage debe ser algo importante y no tiene q ver con que no pase una cuerda sobre un punto, tiene que ver con la presión que ejerce la cuerda en ese punto.  No es recomendable amarrar en articulaciones puesto que las terminaciones nerviosas están más expuestas; se debe tener cuidado si se moja o humedece la cuerda debido a que se tensiona mas y siempre se debe contar con unas tijeras de seguridad por si es necesario cortar la cuerda.

El equipamiento necesario es –obvio- cuerdas y de manera indispensable tijeras de seguridad, en cuanto a las cuerdas lo tradicional japonés es el yute, que aquí en México no se consigue porque no somos un productor de este material, lo que si hay son las cuerdas de algodón o nylon, hay que tener en cuenta la taza de quemadura y se recomienda utilizar un grosor de entre 6-8 mm y de un largo de 7 a 9 metros, entre más gruesa es la cuerda los nudos terminan siendo más burdos y perdería algo de estética.

La relación que se hace entre la persona que ata y quien es atado es una relación de energía y cercanía, ambos junto con la cuerda forman un triangulo que solo quienes lo experimentan pueden recordar o expresar lo que han sentido en este proceso, por lo general la persona atada puede sentir una felicidad o una tristeza inmensas, desesperación o pánico debido a que no se está acostumbrado a estar tanto tiempo quieto y en una misma posición, entrar al subspace o hasta quedarse dormido.  

Lo que experimenta cada uno en esta práctica es diferente, tiene que ver con el estado de ánimo de ambos, el lugar, las cuerdas, los sonidos alrededor e incluso el sentimiento que se tengan entre los participantes, pero sin duda, si han decidido hacerlo es porque tienen el gusto por este arte y una confianza plena uno del otro.

Como el objetivo de esta serie de talleres es que aprendamos a realizar shibari, se nos mostro como se hace un nudo básico llamado Boola boola tanto en columna simple y como en dos columnas, varios de los asistentes lograron la realización de este nudo y es un requisito saber realizarlo puesto que será la base para los siguientes talleres que se darán a lo largo de este mes.

Otro de los estilos que se vio en el taller fue el bondage occidental con otros materiales, se nos mostro las clásicas muñequeras con cadena,  armbinder,  slepsack y una camisa de fuerza con un juego de cinturones de straps  nylon de seguridad, todos ellos creados por Bordon, quien tiene pleno conocimiento ellos. 

Fue mucha información, una tarde llena de aprendizajes, conocimientos y unos deseos así como entusiasmo de seguir aprendiendo este bello arte, sin duda alguno el resto de los talleres será igual o más enriquecedores!!!

En la espera del modulo dos… “todo comienza en el suelo”!!!!!!!! 

Por Stefy Atzuko

9 oct. 2012

Segundo Taller mes del Bondage

Calabozo Mx


Atención, Quieres asistir a la 2da. Reunión-taller del mes del Bondage??


Estos son los requisitos:

Cover $50.00

Llevar:

Tijeras de Seguridad. (ojo, son las tijeras que usan los paramedicos)

5 cuerdas de 6mm ó 8 mm de diametro, con una longuitud de entre 7 y 10 metros,

(se recomienda algodón torcido o trenzado)



INDISPENSABLE SABER EL AMARRE BOOLA BOOLA, SI NO LO SABES HACER AQUI PUEDES VER UN TUTORIAL:



http://www.youtube.com/watch?v=X2C3QM3Q_dE&fb_source=message



MUY IMPORTANTE, SI NO ASISTES AL SEGUNDO TALLER, NO PODRAS ASISTIR AL 3ERO. EN DONDE SE VERAN SUSPENSIONES.

5 oct. 2012

Relato: Las cuatro estaciones




Por: Infraxión (Concurso Visiones Eróticas)
Septiembre de 2012

    Desde que se abrió la puerta lo vio en sus ojos. Inmediatamente sintió que sus pantalones eran demasiado pegados y la tela demasiado delgada. Pero la decisión de ponérselos había sido buena en su momento. Una forma más de impresionar favorablemente a su posible futuro empleador. Inevitablemente, ahora también estaba causando efectos atrayentes en el personaje equivocado. El vagón estaba bastante vacío. De momento, él no tendría pretexto para acercársele demasiado, pero cuatro estaciones más adelante, llegarían a un gran punto de conexión entre líneas del metro y, como todos los días, el vagón se llenaría al máximo.

    En el reflejo de la ventana, lo vio titubear un segundo. Se notaba que él pretendía acercarse, pero se daba cuenta de que todos los pasajeros verían que estaba embarrándose en ella y podría haber problemas. En vía de mientras, se acomodó contra uno de los postes con los ojos pegados en el mentado pantalón. Rosa consideró confirmadas las intenciones del tipo. Tenía cuatro estaciones para encontrar una solución.

    Podía bajarse y cambiar de vagón o incluso de tren, pero el minuto perdido sería, quizá, la diferencia entre llegar tarde o a tiempo a su entrevista de trabajo. Mejor ni intentarlo, ya le urgía terminar con esa racha de desempleo. Podía armar un escándalo en el momento en el que él tomara posición detrás de ella, pero tampoco quería llegar enojada y desconcentrada a la cita. Podía resignarse, una vez más, y hacer como que no le importaba, como que no le afectaba ni ofendía. ¿Por qué se había vestido así para viajar en metro? Su mente fue de regreso a casa, pensó en el espejo y en el momento de ponerse los pantalones.

    En cierta forma, razonó, no podía culpar por completo al tipo ese. Incluso ella misma, al subirse los pantalones, había admirado la redondez de sus nalgas en el espejo, había comprobado como la textura de la tela hacía honor a la suavidad de su piel y revelaba de forma discreta, pero muy efectiva, la firmeza de sus músculos más grandes. Por su mente había pasado la idea de seducir, aunque fuera muy poco y de manera muy sutil, al licenciado de Recursos Humanos con el que tenía cita esa mañana. No, no trataba de hacer una oferta equivocada, confiaba en sus habilidades profesionales para el puesto de asistente contable. Era un asunto de instinto. La metodología femenina habitual. Procurar verse bien, en cualquier circunstancia, incluso para ella misma. Y claro que sí, valerse de su aspecto físico para ayudar un poquito a que la decisión le fuera favorable.

    En cualquier caso, otra cosa sería si el que estuviera ahí parado, viéndola con cara de deseo, fuera César.

    El Metro paró en la siguiente estación. Cuando volvió a cerrarse la puerta, Rosa no pudo ver al fulano ese en el reflejo y estuvo a punto de cantar victoria, pensando que se había bajado. Sin embargo, volteó y ahí estaba. Ya se había acercado otro poco, aprovechando el movimiento de entrada de gente y que ya había menos espacio libre en el vagón. Comprobar ese acercamiento hizo que Rosa añorara aun más la idea de César. Con él no se sentiría así de mal.

    Eso no quería decir que, con César, no tuviera también un poco de ansiedad. No llevaba mucho tiempo de salir con él, seguía sintiéndose un poco insegura en su presencia. César también la veía con deseo. Su mirada le penetraba la mente y le hacía sentir desnudas las ideas. Cuando estaba con él, tenía miedo de pensar. Sentía que él podría ver sus más secretos deseos y eso la asustaba. Rosa no era lo que podría llamarse una persona muy libre en temas de sexo. Contrastaba un poco con César porque él parecía tomarse el asunto de una forma muy relajada. Baste con aclarar que, en los tres meses desde que lo conocía, ya se había ido a la cama con él dos veces. Toda una temeridad para la sexualidad tímida y recatada de Rosa. Por eso no se sentía tan segura en su presencia. Esa intensa mirada la hacía imaginar, que él podría leerle la mente y que entonces, sería capaz, para lo aventurado que parecía ser, de incluso querer llevar a cabo las más tortuosas fantasías de ella.

    Rosa tuvo que voltear a su alrededor. Por un momento llegó a pensar que no sólo César, en su imaginación, sino todos sus compañeros de vagón, estarían descifrando sus fantasías al notar lo caliente que tenía la cara, los labios entre abiertos y la frente perlada de sudor. Tuvo el impulso de llevarse la mano a la entrepierna, necesitaba comprobar si la humedad pudiera estar llegando ya a obscurecer el azul de sus conflictivos pantalones, pero la idea del tipo ese observándola la detuvo. Efectivamente, comprobó que él seguía ahí muy cerca, simplemente esperando a tener un pretexto para estar muy pegado a ella. No dejaba de verla con esa asquerosa expresión.

    El tren se detuvo. Algunos bajaron y otros subieron. Se desocupó un asiento, pero Rosa no pudo aprovecharlo porque una señora, muy amablemente, sentó a su hijo adolescente casi de un aventón. No se fuera a cansar mucho el muchacho. Sentarse hubiera resuelto el problema. En cambio ahora, por causa de los cambios en el acomodo de la gente, estaba encajonada. Con los asientos de un lado y el viejo verde del otro. Por el momento no había problema, todavía había espacio. Pero la movilidad de Rosa sí había empeorado. A menos que hubiera cambios significativos en la próxima parada, estaba atrapada.

    En la momentánea seguridad de la situación, los pensamientos de Rosa regresaron a César. Quizá su estado mental la hacía pensar en él. Un poco incómoda y un poco insegura, un poco atrapada y un poco vulnerable. Empezó a ocurrírsele que César, con su modo fácil y despreocupado podría ser el adecuado para llevar a cabo sus fantasías reprimidas. Por eso le daba miedo su mirada de rayos X, porque él sí pudiera tomarse la fantasía en serio y hacérsela realidad. Ese era el gran predicamento. Por un lado la detenía su educación muy poco aventurera en el terreno sexual. Por el otro, la empujaba una necesidad profunda y rabiosa por perder el control. Por sentirse indefensa en manos de un hombre que no se midiera, que la empujara o arrastrara por los caminos que a ella misma le parecían excesivos. Que la hiciera realizar las actividades que su educación tanto le había advertido que evitara. Y no solo hacerlas, sino necesitarlas, pedir más, incluso perfeccionarlas y crear otras nuevas.

    Otra parada. El movimiento de la gente fue muy variado, le ofreció varias oportunidades para evitar al tipejo. Pero ella no estuvo presente, no pudo volver a tiempo de su mundo interior. Ahora estaba nuevamente en la misma situación. Si acaso, con aún menores posibilidades de escapar sin armar un alboroto. Quedaba solamente una estación y no había logrado poner terreno de por medio. Peor aún, sin darse cuenta, había subido las manos para apoyarse del tubo superior, en lugar de sujetarse de los respaldos de los asientos. Como si un César, ya enterado de sus fantasías, la tuviera así a su disposición. Con las manos fuera del camino. Una cuerda o cinta suave podrían sujetárselas incluso. Con los pechos, tan delineados por la tela de la blusa, como las nalgas por el pantalón. Con las piernas ligeramente abiertas y no sólo para mantener el equilibrio. Con la mente congelada, expectante y un muslo agudamente sensible al lento escurrir de una gota traicionera. Ese era su juego, el que temía revelar. Fingir que era forzada cuando en verdad se deshacía de ganas.

    Salvación. Un viejito se levantó de su asiento junto a la ventana y con un ademán le llamó la atención para que ocupara el asiento. ¿Tenía el señor una expresión ligeramente alarmada? ¿Se habría dado cuenta de todo lo que pasaba por su mente? Rosa miró alrededor y no encontró nada extraño en la mirada de la demás gente. Si acaso envidia porque ella ahora iría sentada cómodamente durante las estaciones que le faltaban, y lo más importante, libre de preocupaciones al respecto del tipo ese.


 

3 oct. 2012

Primer Reunión 6.10.2012, Mes del Bondage

TEMARIO PRIMER MODULO “Los de ATAR!”

I La B en el BDSM
II Bondage en la Historia, Orígenes.
III Estilos: Japonés VS Occidental

Bondage,Shibari,Kinbaku,rope Bondage,neobari,Kibari
IV Seguridad en el Bondage
IV Cuidados previos, durante y despues de las cuerdas.
VI Equipamiento (La cuerda y sus cuidados)
VII (EPE) Erotic Power Exchange, Intercambio Erótico de Poder
VIII ¿Qué pasa estando atad@?, Psicología del Bondage
IX Boola Boola: Columna simple Y 2 columnas
X Bondage Occidental: Otros Materiales.

Los que ya tengan cuerdas llévenlas, los que no tengan no lleven nada y esperen a la primer modulo para conocer que cuerdas pueden comprar.

Si están pensando en comprar cuerdas, se recomienda algodón torcido entre 5mm y 8 mm, ó “cuerda sin alma” (Que esta hecha de algodón trenzado).

Se les solicita puntualidad ya que 15 minutos después de iniciada la clase no se les permitirá el acceso.

A partir de la segunda clase tu kit de cuerdas además de tu cover será tu pase de acceso (Un kit básico consta de 4 ó 5 cuerdas de (+/-) 8 o 9 metros), además de tu tijeras de seguridad. Excepto para personas con el rol totalmente Sumis@.

CUPO LIMITADO (DARÁ INICIO A LAS 5:15 PM, FAVOR DE LLEGAR TEMPRANO YA QUE DESPUÉS NO SE PERMITIRÁ EL ACCESO HASTA EL BREAK)

NRDA


 
Design by Calabozo MX