30 jul. 2018

Reseña de la conferencia de Fernanda en la Semana BDSM

¿Novatadas en el BDSM?
por Tatiana Yedid

Como parte de los festejos de la semana del BDSM, Fernanda Tapia dio la conferencia “Las 50 sombras más obscuras de Fer” donde habló de los sustos, los errores, las omisiones y los fiascos más absurdos que vivió al incursionar en el mundo del intercambio erótico del poder.  Fernanda desmontó y visibilizó algunos de los mitos más comunes en torno al BDSM tratando de hacer consciencia sobre los riesgos que corremos al incursionar en el desconocido (y al mismo tiempo tan atractivo) mundo del BDSM.

Dentro de los “fails” o fracasos que nos compartió Fernanda como novata en el BDSM están:

  • Primero, pensar que todo lo que se llevaba a cabo era agresión, violencia y maltrato. A simple vista algunas prácticas pueden parecer extremas y pueden resultarnos poco atractivas. Es responsabilidad de cada uno ir internándose en este mundo, conociendo diferentes prácticas y practicantes para entender qué es lo que nos atrae y lo que definitivamente nos genera una reacción no deseada.

  • También podemos caer en el extremo opuesto, pensar que como se trata de BDSM, es decir, en principio, juegos pactados, que nada es violento. Esta generalización tampoco es acertada. En el BDSM también hay personas violentas y la misma práctica que puede ser ejercida dentro de un acuerdo, fuera de ese consentimiento es abusiva.

  • ¡La siguiente es clásica! Como a veces estamos desesperados y queremos contactar con alguien lo más rápido posible, nos arriesgamos con personas desconocidas colocándonos en situaciones y lugares peligrosos. Contactar con alguien, identificar si sus interesen congenian y la creación de acuerdos lleva tiempo. Saltarse esos pasos es la receta para llevarse unas sorpresas, y no de las buenas.

  • A veces también entramos en un juego sin conocernos y sin saber qué queremos y cuáles son nuestros límites. Esto significa dejar tu bienestar en manos de alguien que tampoco te conoce. Un error ligado al anterior es pensar que por ser sumisa hay que aceptarlo y aguantarlo todo. Cuidado. Hay que detenernos a pensar qué queremos, con quién, hasta donde y aprender a comunicarlo. Todxs tenemos límites y hay que aprender a respetarlos nosotrxs mismos para después hacerlos valer.

  • Un error común de las partes sumisas (hombre y mujeres) es pensar que cualquier enojo, frustración o problema sexual de la parte dominante es su responsabilidad. No es así. Hay que aprender a asumir cada unx nuestras responsabilidades a pesar de que eso signifique que el resolver los temas del otrx que te conflictúan no está en tus manos.

  • Fernanda nos advierte con respecto a la humillación. Si bien es un juego dentro del abanico del BDSM, hay que ser cuidadosos. Hay un grado de humillación que toleramos pero todos tenemos botones rojos que duelen y con los que difícilmente toleraremos jugar. El autocuidado es esencial.

  • No hacerle caso a nuestra intuición cuando nos grita “¡No!, ¡Párale!, ¡Ahí ni te metas!” es un error frecuente. Desde pequeños se nos enseña a no escuchar nuestra voz interna, cuando en realidad, está ahí para rescatarnos de situaciones peligrosas. En el BDSM valdría la pena tener ese sensor interior bien calibrado.

  • A la primera mentira, párale. Punto. No le busques más, no le des explicaciones, no lo/la justifiques.

  • Cuidado con la edad de tu compañerx de juegos. Ante la duda, aseguúrate por todos los medios de que sea mayor de edad.

  • Cuidado con la idealización. Subir a tu dom a un pedestal es sencillo, sobre todo cuando hay distancia o tiempo de por medio. Lo que pensamos de alguien en la lejanía puede contrastar fuertemente con la realidad. Ojo.

  • Ten presente que cuando se involucran los sentimientos, una relación BDSM cambia. Pueden surgirte otro tipo de necesidades emocionales. Si te encuentras en esta situación, necesitarás hablar claramente con tu compañerx de juegos para ver si ambos desean modificar los acuerdos del vínculo para incorporar esta parte.

  • La exclusividad y los celos no son sólo un tema de relaciones vainilla. ¿Qué pasa si la parte dominante desea incluir a más personas sumisas en el vínculo? Esto, aunque esté contemplado desde el inicio de la relación puede convertirse en un reto importante para todos lxs involucradxs.

Nadie aprende en cabeza ajena, sin embargo, si leíste hasta aquí y algún día de estos te encuentras en una situación similar a la que acá contamos, quizá atines a cuidar tu bienestar físico y mental. Busca y apóyate en alguien de tu confianza. Sobre todo, te invitamos a aprender ante de aventarte al ruedo.


Share:

Calendario 2019

Recibe nuestras noticias en tu Email

Facebook

Blog Archive