29 mar. 2010

Los Juegos de Impacto


Si el Bondage es el lado no agresivo de la exploración de la sexualidad en el BDSM, los Juegos de Impacto son el extremo opuesto, la exploración del placer por medio del dolor físico dentro del Castigo Corporal, una actividad relacionada al dolor y el juego de poder en que un sumiso recibe golpes de parte del Dominante, siempre bajo reglas precisas y normas de seguridad para que el dolor provoque placer sin causar un daño verdadero a nivel físico y mental.

Las practicas del Juego de Impacto se dividen de acuerdo a la intención que se tiene, el objeto utilizado y si es parte o no de los castigos o premios de una sesión D/s.

De los más extendidos está el Spanking que es con la mano, las palas correctivas, reglas, “cane” o la fusta, le sigue la flagelación con látigos, cinturones, cuerdas o varas, estás últimas con bastante técnica por lo peligroso de su uso. El Flogging o latigueo es una forma más avanzada de castigo, la intención es dejar marcas en determinados sitios y evitar zonas peligrosas, un latigueo “limpio” se adquiere con experiencia y práctica al manejar un látigo largo.

El punching o golpe a mano limpia se realiza regularmente teniendo al sumiso atado, siguiendo las reglas del boxeo, el full contact o la lucha libre, en las relaciones BDSM el punching puede referirse a las bofetadas o al uso de técnicas marciales o de defensa como modo de juego.

En todo momento los Juegos de Impacto se realizan dentro de una Sesión debido a la preparación que tiene un sumiso para ser receptivo hacia el golpe, antes se debe negociar bien la técnica para ir preparando la parte emocional de ambos participantes y al terminar cerrar bien para evitar problemas o confusión de parte de cualquiera de los participantes de la práctica.

El objetivo a lo largo del entrenamiento es estos juegos de conocer los niveles de dolor que causan placer, separando siempre los puntos que causan solo dolor o generan una adicción a la adrenalina, el Dominante además aprende a controlar sus emociones e instintos sexuales y eróticos causando en su persona un incremento del placer generado por el control.

Gerardo Spíndola
Share:

Blog Archive