19 jul. 2011

Entrega de collar.



Ya han pasado varios días desde que mi Diosa, me ha permitido conocerla, estamos

comenzando la semana, apenas es 24 de septiembre. Recuerdo como si hubiera sido

ayer la sesión mi Diosa, ha sido excelente, aunque me ha dejado intrigado lo que me

dijo en esa ocasión, “la próxima vez que nos veamos te tendré una sorpresita”, caray no

me imagino que pueda ser, digo podría ser un huesito para perros, para que pueda jugar,

podrían ser….., podría ser cualquier cosa, me pregunto me lo habrá dicho para jugar con

mi mente, sabe que me la iba a pasar pensando que será?

Estoy en el trabajo, haciendo unos procesos, cuando de pronto suena mi móvil, abro la

cubierta y veo el nombre de quien me llama “Diosa M”, me pongo un poco nervioso,

siempre me pongo así cuando hablo con ella, contesto, no quiero hacerla esperar.

Perro: buenos días mi Diosa, como esta??

DIOSA: hola perro bien, sabrás para que te llamo

Perro: no estoy seguro mi Diosa, podría ser para vernos

Lo digo con un poco de miedo, realmente no se si sea para ello. Y no quisiera verme

muy atrevido.

DIOSA: muy bien perrito, adivinaste, creo que eres buen perrito, empiezas a intuir lo

que desea tu Dueña.

Perro: gracias mi Diosa.

DIOSA, muy bien perrito, sabes el viernes te veré a las 7:15 en mi departamento,

entendido??

Perro: si mi Diosa ahí estaré a esa hora.

Wao, no quepo en mi de la emoción, volveré a ver a mi Diosa, me ha alegrado todo el

día, y creo que toda la semana. Voy contando los días uno a uno esperando a que sea

viernes; ahhh por fin es viernes, la podré ver hoy, y estaré a sus pies, ese día me arreglo

con una camisa color azul con adornos en rojo, y un pantalón negro, zapatos no llevo

corbata, calcetines del dolor negro, he llegado un poco antes, son las 7 en punto y ya

estoy cerca de su piso, esperare a que den las 7:15 para llamar a la puerta, ya son, me

animo a tocar la puerta, mi Diosa sale a abrir, me he quedado boquiabierto, es tan bella

y hermosa, con esa blusa de color rojo, tan ajustada que remarca sus hermosos senos, y

una minifalda de piel que deja al descubierto dos piernas perfectas, dignas de una Diosa

como ella y unas sandalias de taco alto que estilizar sus bellos pies, de pronto un “que

pases perro!!!”, me regresa a la tierra, caray me he quedado embobado solo al verla.

Entro y…

DIOSA: muy bien perrito, te ves bien como vienes, y además esos colores, me gustan,

te dejare que los luzcas un rato más en lo que llega la comida que he ordenado. Así que

espero que traigas efectivo perrito.

Perro: si mi Diosa, no se preocupe

DIOSA: ven siéntate perrito (señalando el sillón)

Me acerco y me pongo de rodillas y me siento sobre mis talones a lado del sillón.

DIOSA: jajajajaja, perrito listo, pero no, por lo mientras siéntate en el sillón,

platicaremos un rato, ya habrá tiempo para que te comportes como lo que eres, mi

perrito, ok

Perro, si mi Diosa

Me paro y me siento en el sillón, mientras mi Diosa, entra a su cuarto y sale con una

carpeta, empezamos platicando de cómo nos había ido desde el día de la sesión, que nos

parecía, si nos había gustado, ambos coincidimos en que fue buena para ser la primera.

DIOSA: y las que te faltan perrito

Perro: (sonriendo)

De pronto llaman a la puerta, me dice mi Diosa, ve ha de ser la comida, me paro,

efectivamente lo es, le pago la repartidos, parece que ha pedido, una cena a un

restaurante cercano, veo que ha traído, consomés, filetes de pescado a la plancha, con

guarniciones de ensalada, mm rico, llevo la comida, a la cocina, y al regresar a la sala…

DIOSA: muy bien, vamos a cenar, pero antes, quiero que leas esto, (y me da la carpeta

que ha traído anteriormente)

Perro: si mi Diosa

DIOSA: mientras voy a acomodar unas cosas en la cocina.

Abro la carpeta, primero una hoja blanca, le doy vuelta, y me sorprendo un poco al leer

el titulo del documento, “Contrato de Esclavitud”, me pongo a leerlo de inmediato,

compromisos, normas, puntos del contrato, anexos, en el se menciona el como será mi

vida a partir de ese momento, aunque los detalles del contrato serán mencionados en

otra ocasión, termino de leer el contrato, y le aviso a mi Diosa, que ha terminado….

DIOSA: muy bien perrito, voy por allá

DIOSA: y dime que opinas de el??

Perro: bastante interesante y completo mi Diosa, va bien

DIOSA: muy bien te parece si lo firmamos, ya has leído a lo que te comprometes perro,

quiero que sepas que una vez firmado, tendrás que acatar las reglas del contrato, sino

tendré que castigarte, y sabes que no te quiero castigar, al menos no mucho, jajajajajaja

Perro, si mi Diosa

DIOSA: muy bien, pero sabes los perros no saben escribir, así que pondrás tu patita en

la hoja donde va tu firma,

Me unta la mano con una especie de tinta de esas como para votar, y plasmo mi mano

sobre la hoja, y ella pone su firma,

DIOSA: muy bien perrito ahora ya eres mió, legalmente.

Perro: guuaauuu

Ahora se para y me dice, cuando regrese te quiero desnudo, de rodillas, con la cabeza

gacha y las manos en la nuca, Ud se retira a su cuarto, y yo me empiezo a desnudar.

Cuando sale yo ya estoy en la posición que me solicito, y alcanzo a ver que ha cambiado

sus sandalias por unas botas de cuerpo, negras, con un taco más alto, como quisiera

verla, pero debo de quedarme en la posición indicada, escucho que se abre algo como

un candado, parece que traía una cajita que acaba de abrir…

DIOSA: muy bien perrito, sabes, el día de hoy te tomo como mi esclavo, como mi

mascota personal y como tal debes de llevar una marca que te identifique como de mi

propiedad,

DIOSA: te podría marcar a fuego, sobre una de tus nalgas, pero esa marca te la daré en

un futuro, cuando ya tengas más tiempo de ser mi mascota, y te la hayas ganado.

DIOSA: por ahora llevaras una marca, que es un poco mas simbólica sin dejar de ser tan

importante como tu marcado, de hoy en adelante llevaras tu collar de perro, junto con la

chapita, que trae tu nombre de mascota, y a quien perteneces, y a quien deben llamar en

caso de que te extravíes.

DIOSA: perro tienes algo que decir?

Perro: mi Diosa, gracias por brindarme este gran honor de poder ser su mascota,

personal, me esmerare para agradecer semejante honor.

Me inclino hacia UD.

DIOSA: muy bien, leo, a ese nombre responderás de hoy en adelante, ya que ese es tu

nuevo nombre de perro, y con le cual te llamare, tu deberás seguirme llamando Diosa,

Inclina tu cabeza y queda de rodillas con las manos a los costados.

Ud abre el collar y lo coloca cobre mi cuello, siento como lo cierra y lo aprieta para que

me quede ceñido. Me acerca su mano para besarla, y después señala sus botas, y con su

dedo me indica que debo besarlas.

Las beso, como sellando un trato, y me dice

DIOSA: muy bien perrito ahora si a cenar, que tenemos que festejar así que trae los

platos que deje en la cocina, para mi sorpresa cuando llego, hay dos platos en la mesa y

dos platos de perro en el suelo, llevo primero los de la mesa, y los coloco en la estancia

de la sala, en la mesa de centro, y después regreso por los otros, pero no se donde

ponerlos, aunque creo que es mas que obvio que van en el suelo, decido esperar

indicaciones,

DIOSA: si ponlos en el suelo perrito, cuando has visto que los perros coman en la

mesa??-jajajaja

Perro: guuaauu

Empezamos a cenar, Ud sentada en la sala, y yo comiendo a cuatro patas, sin usar, las

manos, primero el consomé, y luego los filetes de pescado, cuando se para a colocar el

plato de su consomé en la mesa, de manera accidental, o al menos así lo hace parecer,

pone su zapato dentro de mi comida,

DIOSA: hay perrito que mal, ve!!, ahora ya tengo todo el zapato sucio, ahora

límpiamelo

Me pongo a lamerlo por todos lados, primero el tacón, luego la punta, y con mi lengua

recorro toda la suela, y los costados. Mmmm, que rico.

DIOSA: muy bien perrito, termina tu comida, que hay mas cosas, por hacer, quiero

estrenar a mi mascota, jajajaja.

Continuara……

 
Design by Calabozo MX